FundacionSendaAndalucia_casa-de-familia-senda-01
FundacionSendaAndalucia_casa-de-familia-senda-07
 

Inicios y Legalización

El Proyecto de Fundación Senda surge a raíz de las inquietudes de un grupo de profesionales (afines y no afines al sector educativo) que deciden ofrecer una mano y acompañar “por la senda de la vida” a los más desfavorecidos que están comenzando a caminar, ofreciendo un recurso educativo, formativo, social y asistencial, en Córdoba capital y provincia.

De forma paralela, este grupo de personas, desde finales de 1994 y durante 1995, comienzan a gestionar la constitución y legalización de la fundación y la búsqueda de un recurso donde poner en marcha este proyecto.

Según Resolución de 25 de Octubre de 1995, de Instituto de Servicios Sociales (INSS), se clasificó a la Fundación como de asistencia social. Se aportó copia de Escritura de Constitución de la Fundación, donde constan los Estatutos por los que ha de regirse la Fundación. (BOJA núm. 145, publicado el 16 de Noviembre de 1995).

La competencia exclusiva en materia de protección de menores corresponde a la Comunidad Autónoma.

El órgano rector de la Fundación (PATRONATO) está constituido actualmente por los siguientes cargos: Presidenta, Vicepresidenta y Coordinadora del Proyecto Educativo, Tesorero, Secretario y Vocal.


Una colaboración singular

A principio del año 1995, como fruto de una larga búsqueda, varios encuentros y conversaciones, surgió la colaboración entre una familia de Montoro y el grupo de profesionales del proyecto Senda. Esta familia propietaria de un inmueble donde se producían los conocidos mazapanes “La Logroñesa” y a la vez vivienda familiar, tras un largo período en el que la fábrica estuvo cerrada, por traslado a otro lugar, decidió ceder el inmueble a Fundación Senda, en usufructo, por un periodo de 50 años. Unidos en esta labor humanitaria nació la actual “Casa de Familia Senda”.

Desde 1995 hasta pasado el verano de 1996, estas personas, extrañas para Montoro y acompañadas de un gran grupo de amigos voluntarios, llegaban a este pueblo cargadas de paquetes, bolsas, herramientas, muebles y cualquier cosa que pudiera convertir aquella casa en un hogar. Poco a poco aquellas ilusiones comenzaron a consolidarse y la Casa abrió sus puertas el 28 de Noviembre de 1996 con la llegada de los primeros niños.


Un nombre muy arraigado

Su nombre, “Casa de Familia”, surge al ser un núcleo de convivencia ubicado en una vivienda normalizada y que día a día ofrece un ambiente lo más parecido posible al de una familia. La casa cuenta con la distribución de espacios típica de una vivienda para una familia numerosa de ocho “hermanos” (número de plazas concertadas con la Administración), enmarcándose legalmente, por esta característica, como Casa Tutelada.


Programa de Atención Residencial Básica

Senda desarrolla este Programa que consiste en el acogimiento residencial de carácter general y normalizado, incluyendo el abordaje de la diversidad desde una perspectiva integradora.

La característica fundamental de este tipo de Programas es ofrecer a cada menor el alojamiento, la convivencia, la formación y la educación que precisa para su desarrollo integral, por el periodo necesario hasta que pueda producirse el retorno a su familia si fuera posible, la preparación para la emancipación o la vida autónoma cuando cumplan dieciocho años o se adopte otra medida alternativa.

Este Proyecto pretende desarrollar una intervención educativa lo más adecuada posible para que los menores puedan enfrentarse a la vida con las mayores garantías y en las mejores condiciones.


La razón de ser

Senda tiene su razón de ser en la lucha por los derechos fundamentales del niño y su defensa concretada en los fines que la Fundación pretende conseguir: Asistenciales, Educativos, de Investigación y de Prevención.

El proyecto “Casa de Familia Senda” realiza una práctica educativa con un grupo de niños y niñas con carencias de tipo afectivo, familiar y social y posee unas características definitorias en cuanto a sus destinatarios se refiere:

  • Grupo mixto
  • Edades comprendidas entre los 3-18 años
  • Grupos de hermanos
  • Perspectivas de larga duración de estancia en la casa.

Condiciones estanciales

El período de estancia de los niños en la Casa, concebida ésta como un medio y nunca como un fin, se debe limitar a no más tiempo que el necesario.

La educación de los menores se realiza en los propios contextos sociales normalizados de la sociedad en la que viven y como en toda familia asisten a los centros escolares con normalidad, participan de las actividades que oferta la comunidad de Montoro, aprenden desde la coeducación todas las tareas que se realizan en la vida diaria de cualquier hogar, … todo ello para favorecer la adquisición de habilidades que les ayudan a ser autónomos, potenciar el sentido de la responsabilidad, favorecer la integración en el entorno social, …..


Actividades

Desde la casa se organizan gran variedad de actividades de apoyo y refuerzo escolar, lúdicas, de convivencia, dinámicas de grupo, … , que hemos recopilado en álbumes en la página profesional de Senda en Facebook.

Es de gran importancia el trabajo directo con la familia biológica, siempre que sea posible, o en otros casos con la familia extensa o colaboradoras. Este nexo con las familias se realiza a través de las visitas periódicas por parte del Trabajador social de Senda al domicilio familiar del que proceden los menores.


Equipo Humano

Para desarrollar nuestro Proyecto y garantizar la atención a los menores, contamos con un equipo de profesionales que acompañan al menor en toda su andadura durante su permanencia en nuestra casa. Este equipo está formado por el director, cuatro educadores y dos técnicos profesionales: una psicóloga y un trabajador social. El personal reune una serie de requisitos apropiados para el desempeño de sus funciones.


Ubicación y características de la vivienda

La vivienda se encuentra ubicada en la localidad de MONTORO que dista 43 kilómetros de la capital cordobesa, junto a la autovía de Andalucía, la línea de ferrocarril Madrid-Cádiz, la carretera nacional Madrid-Málaga y la N-420. El Municipio se configura entre la Sierra, el Valle y la Campiña.

La vivienda tiene una superficie de 243 metros cuadrados repartidos en 4 plantas con un amplio y luminoso patio cubierto donde los niños disfrutan de:

  • una sala de estar, una sala de estudio, un comedor y una sala de informática en planta baja.
  • una cocina, un comedor, una sala-museo, dos cuartos de baño, dos aseos en la planta intermedia.
  • cuatro dormitorios niños/niñas en la planta segunda.
  • un espacio polivalente actualmente taller de usos múltiples en planta tercera.
  • y finalmente en la última planta, un lavadero-tendedero, unos espacios destinados a guardar diferentes utensilios y una sala de juegos con mesa de ping-pong, con unas vistas a todas las cubiertas tejadas del casco antiguo del tranquilo pueblo de Montoro.

CONTACTO

TE ESPERAMOS CON LOS BRAZOS ABIERTOS